domingo, 4 de diciembre de 2011

Retrato de una institutriz pobre, vulgar y huérfana

Ayer, finalmente, fui a ver Jane Eyre.

En primer lugar deciros que la vi en una sala de los cines full HD situados en el centro comercial Splau (Cornellà, Barcelona). Es un buen multicine, pero hay que reconocer que lo que a ellos les produce beneficio son las películas de moda, no un clásico como Jane Eyre. Así que nos pusieron en una mini sala (como yo me temía) en la que tan solo cabíamos 35 personas y cuya pantalla dejaba mucho que desear. 

Pero, por supuesto, esto no es lo importante, a fin de cuentas, mejor que mi pantalla de 32 pulgadas, era. 

Entremos ya en la película en sí.

La dirección de Fukunaga es muy respetable y el guión de Moira Buffini, excelente. No me da la impresión de que Fukunaga sea un gran admirador de Charlotte Brontë, no sé ni siquiera si conocía su obra, pero es evidente que la guionista sí admiraba este personaje porque ha respetado su esencia y lo que Charlotte escribió. Los diálogos importantes están prácticamente copiados del original y Jane Eyre irradia deseos de libertad por todos sus poros.


Fassbender se enfrenta al papel de señor de Thornfield con naturalidad y saber hacer. Resulta un Rochester creíble y auténtico. Un hombre atormentado por un terrible pasado, desencantado de todo y de todos, que trata de mostrar una imagen de alguien sin escrúpulos para ocultar lo vulnerable que realmente es.


Mia Wasikowska tiene un físico tremendo que muestra a una Jane que sufre en silencio de un modo abrumador. Si tengo que ponerle alguna pega quizá sea el hecho de no saber mostrar la alegría puntual del personaje, del mismo modo.


Sé que en una película de dos horas no puede resumirse una novela como Jane Eyre sin dejarse cosas en el tintero, por eso no esperéis que la película se recree en el periodo de la infancia de Jane, primero con su tía, la señora Reed


y después en Lowood.


Esa época pasa muy deprisa y no puede reflejar cómo se forja el carácter fuerte e indómito de Jane. También pasa de puntillas por su huida y posterior encuentro con sus primos John, Mary y Diana.


Aún así, el director solventa la falta de tiempo muy dignamente.

Puntos fuertes:
  • Es fiel a la historia original, refleja el espíritu rebelde y contenido de Jane

  • Muestra bien el tormento en  Rochester 

  • Y narra de una manera nada mojigata el profundo sentimiento que nace entre ellos. 


  • La escenificación, la fotografía y el lenguaje mudo, Jane paseando por los páramos, Jane frente a la ventana, Jane huyendo...

Mis escenas favoritas: 
  • Un clásico: Jane niña, frente a Brocklehurst
-Brocklehurst: ¿Sabes a dónde van los que se portan mal cuando se mueren?
-Jane: Al infierno
-Brocklehurst: ¿Y sabes lo que es el infierno?
-Jane: Un abismo lleno de fuego
-Brocklehurst: ¿Y te gustaría caer en ese abismo y abrasarte para siempre?
-Jane: No, señor
-Brocklehurst: ¿Qué debes hacer entonces para evitarlo?
-Jane: Procurar no enfermar para así no morir.
  • Jane frente a la ventana haciendo un alegato sobre lo injusto que es ser mujer y tener que esperar, siempre esperar, mientras los hombres viven.

  • La escena de Rochester y Jane junto a la chimenea antes de huir.   
¡CUIDADO! SPOILER - NO VEAIS EL VIDEO SI NO HABEIS VISTO LA PELICULA


Conclusión: Me ha gustado mucho; la mejor versión junto a la serie de 2006 de la BBC que tan bien reseña Serieadicta en su blog.


"Escucha, Jane Eyre, tu sentencia: colócate mañana ante un espejo y, tan fielmente como puedas, haz tu autorretrato al carbón, sin paliar un defecto, sin suavizar ninguna fealdad, sin omitir ninguna irregularidad y escribe al pie: "Retrato de una institutriz pobre, vulgar y huérfana"