martes, 4 de septiembre de 2007

...el psicólogo

-Me pasa una cosa muy curiosa.
-Adelante, te escucho.
-No tengo ganas de hacer nada.
-Sí, tienes razón, es algo muy curioso.
-No te cachondees. Me refiero a que no tengo ganas de hacer “absolutamente nada”
-¿Ni dormir?
-Bueno, dormir sí.
-Pero dormir es hacer algo.
-Hombre, dormir no es hacer nada.
-Y tanto que sí.
-Es que me canso de todo. Las cosas que me resultan atractivas al principio, acaban aburriéndome.
-Eso nos pasa a todos.
-Ya, pero ahora estamos hablando de mí.
-¿Qué crees que se puede hacer?
-Pues estamos bien… Pensaba que venía aquí para que me ayudaras. Si tengo que saberlo yo, podría ahorrarme los cincuenta euros.
-Cincuenta y cinco.
-Lo había olvidado.
-Ya sabes que va a subir el pan.
-Claro, y los psicólogos coméis mucho pan...
-Volvamos al problema. Intentemos profundizar.
-No me apetece.
-Tendrás que hacer un esfuerzo.
-Haré un esfuerzo.
-¿Qué te gustaría hacer?
-Nada.
-Eso no es hacer un esfuerzo.
-¿Quieres que te mienta?
-Quiero que pienses en algo.
-No se me ocurre.
-Seguro que hay algo que siempre has querido hacer. Algo que soñabas cuando tenías toda la vida por delante, cuando imaginabas tu futuro.
-¿Quieres que me deprima?
-Ya estás deprimida.
-Pues así vas a animarme un rato largo.

Silencio

-¿No piensas decirme nada más?
-Estoy esperando tu respuesta.
-Te vas a reír.
-Sería la primera vez desde que ejerzo.
-Escritora.
-¿Lo cualo?
-Es-cri-to-ra.
-Pues estamos apañados.
-Te lo advertí.
-Me parece que vamos a necesitar muchas sesiones.
-¿A cincuenta y cinco euros cada una?

10 comentarios:

  1. Espero que sea pura ficción ¿no? ;.) Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, Antonia. Cuánta razón tienes...
    ¿No conocerás a uno/a más barato?
    UN saludo

    ResponderEliminar
  3. Alicia, ¿? ¡! No me saques tanta información, mujer. El misterio y eso...

    Leo, me encanta tenerte por aquí. En cuanto a tu pregunta ¿sabes que ha subido el pan?

    Besos

    ResponderEliminar
  4. A ver cuando hacen pública la salud mental. Que cada vez somos más los locos...
    saludos,
    janet.

    ResponderEliminar
  5. Ah, y ya puestos a pedir, que el dentista también sea gratis...

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, ser escritora en este país es deprimente. Pero vaya, anímate, querida amiga, o hazte psicóloga. Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Y si la sesión se pagara a cuenta de las ventas literarias? Si los abogados van a resultado, o sea parte de lo ganado en juicio, por qué no podría hacerse lo mismo con los psicólogos?

    Muy bueno, Antonia. Un placer conocer tu blog. Volveré.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó! Esto es tener sentido del humor y sacarle partido a las letras.

    Abrazos.

    Graciela.

    ResponderEliminar
  9. Y ahora que ya eres escritora, ¿qué va a hacer el pobre psicólogo?
    ¡con lo que ha subido el pan!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Janet, no creo que los psicólogos y los odontólogos entren jamás en la seguridad social. En cuanto a que somos cada vez más los locos, creo que antes estaban mal diagnosticados.

    Isabel, jamás me haría psicóloga, me pondría a llorar en cada sesión y no es plan. Es que soy muy sensible... En cuanto a que ser escritor en este país es deprimente,depende, no creo que Pérez Reverte o Zafón piensen así. Eso es para los que apenas podemos meter el dedo gordo del pie.

    Laura, creo que has dado con la solución, pero me temo que no será admitida por el colegio de psicólogos titulados ¡menuda ruina!
    Es que algunos no tenemos cura.

    Gabriela, ese piropo es mi preferido, ya que no soy guapa al menos soy divertida...

    Miguel ¿y tú cómo llevas lo de ser escritor? En cuanto al psicólogo, me parece que tiene a un profe depre porque le ha tocado una clase de "Grupo reducido" que me imagino que ya sabes qué significa...

    Abrazos y besos para todos.

    ResponderEliminar