jueves, 9 de mayo de 2013

Cada año llega...


¡Qué bonita es la primavera! Con sus flores llenas de polen que las lindas abejitas engancharán en sus patitas y en sus alitas y llevarán de flor en flor.

¡Qué maravilla esos árboles en la ciudad! Soltando nubes blancas que cubren las aceras, las carreteras, las calles... ¿Por qué los llamarán plataneros?


¡Preparaos alérgicos del mundo! Vuestro momento se acerca.

Perdonadme, ha sido un arranque de entusiasmo.

Ya llega el cálido sonido del estornudo mañanero, ese estornudo que te ataca con un cosquilleo insoportable en la puntita de la nariz y esos montones y montones de pañuelos que inundan el cubo de la basura.

¿Y qué decir de los ojos? Esas brillantes luminarias llenas de lágrimas emocionadas por la alegría que les produce la llegada de la primavera.

¿Y los picores? Esos brazos llenos de ronchitas rosadas que adornan tu piel cuando el Sol comienza a calentar. Maravillosa sensación que no encuentra alivio por muy largas que tengas las uñas.

¡No te rasques, leche!

Me encanta la primavera, es mi época favorita. A pesar de las alergias, es el momento del año en que estoy más alegre.

¿Será por eso que a-l-e-r-g-i-a se escribe con las mismas letras que a-l-e-g-r-í-a?

¿O es simple recochineo?