sábado, 18 de mayo de 2013

El profesor - 2011



Título original: Detachment
Año: 2011
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos
Director: Tony Kaye
Guión: Carl Lund
Música: The Newton Brothers
Fotografía: Tony Kaye
Reparto: Adrien Brody, Christina Hendricks, Sami Gayle, Marcia Gay Harden, James Caan, Lucy Liu, Bryan Cranston, Blythe Danner, William Petersen, Tim Blake Nelson, Renée Felice Smith, Isiah Whitlock Jr., Doug E. Doug


 

Sinopsis:

Adrien Brody es Henry Bathes, un profesor que posee un auténtico don para conectar con los alumnos. Pero Henry prefiere ignorar su talento. Al trabajar como profesor sustituto, nunca permanece bastante tiempo en un instituto como para mantener una relación afectiva con sus alumnos o sus compañeros. Cuando llega a un instituto donde una frustrada administración ha conseguido volver totalmente apáticos a los alumnos, Henry no tarda en convertirse en un ejemplo a seguir para los adolescentes. Descubre que tiene una conexión emocional con los alumnos, con los otros profesores y con una adolescente a la que recoge en la calle. Por fin se da cuenta de que no está solo en su desesperada búsqueda de la belleza en un mundo aparentemente falto de amor y lleno de maldad.

Opinión:

Todos hemos visto muchas películas de profesores. Algunas sublimes, otras penosas, pero seguro que en algunas de las escenas que componen la trama hemos podido sentirnos identificados con alguno de los personajes. En esos momentos es inevitable recordar nuestra etapa de Instituto, y no importa si nos sentimos identificados con los que fueron felices en aquella época o con los que, por el contrario, vivieron aquellos días como una tortura insoportable. Pero pocas veces sentiremos empatía por el profesor, ese ser distante que ni siente ni padece y que se pone al frente de la clase como si hubiese despegado de la galaxia "humana" convirtiéndose en un ser de otra especie. Tampoco importa mucho la edad que tengamos, todos somos capaces de recordarnos al otro lado del pupitre.

Tema principal

He de reconocer que esta película me dejó las emociones destartaladas. Me tocó el corazón y me dejó como si hubiese corrido una carrera emocional. Adrien Brody no es de mis actores favoritos, pero en este papel me lo creí tanto que para mí será siempre Henry Bathes. Sus paseos nocturnos acompañado de sus fantasmas infantiles, sus miedos; su amargura al recordar una y otra vez la trágica muerte de su madre. La indiferencia con que pretende vivir su día a día y la profunda comprensión del sufrimiento humano sin importar la edad del que lo padece. Su aceptación de las miserias humanas sin hacer juicios fáciles y baratos, que nos muestra a través de su relación con Erica, la adolescente que se prostituye delante de sus ojos.

Que Tony Kaye es un magnífico director (American History X) no hace falta que lo diga, pero en esta película vuelve a sorprendernos dando contenido humano a un grupo de profesores de un Instituto de secundaria, de alumnado marginal, haciéndonos reflexionar profundamente.

Al igual que pasaba con American History X, cuando acaba la cinta respiras aliviado por volver a tu mundo. El final es sublime, las imágenes son dignas de una novela victoriana, por algo el poema que lee el profesor es de Poe.


Trailer