viernes, 26 de abril de 2013

Sant Jordi 2013


Sant Jordi empezó por la mañana en el Hotel Regina. Como cada año, se reunían los autores que firman sus libros ese día, con prensa de todos los medios. Hay un desayuno y una foto de grupo. Os contaré que cuando iba a entrar (llegué un poco tarde porque no había manera de moverse en coche por la zona), me dio miedo de la cantidad de gente que había.


Finalmente, me armé de valor y entré. Los autores, editores y periodistas charlaban y aprovechaban para tomar algo porque después les esperaba una larga mañana de firmas. Tuve la oportunidad de conocer a Ernest Folch, director editorial de Ediciones B, que fue encantador conmigo y me dio el empujoncito que necesitaba para ponerme en la foto de autores. A mi lado estaba Lucía Echeverría que me hizo reír con sus comentarios.


Después, los autores que firmaban por la mañana salieron a toda velocidad y los que pudimos quedarnos disfrutamos de un desayuno tranquilo.

A medio día tenía una comida con la familia de Ediciones B en Els Jardinets de Gràcia. Allí pude conocer a editoras con las que había hablado muchas veces por teléfono o mail, pero a las que no conocía personalmente. Todas encantadoras y cercanas. También estaban en la mesa algunos de los autores que firmaban: Gemma Mengual, Coia Valls, Sara Lark, Loquillo, Albert Bosch, Esteban Navarro, Antonio Cabanas, Francisco Ibáñez,  Jaume Barberà y Lluc Oliveras.


Después de la comida salimos del restaurante, con Olga de la editorial que me acompañaba al stand del Museu Egipci de Barcelona, para la firma. La Rambla Catalunya estaba a esa hora (17:00h) repleta de gente.


Cuando llegué al stand conocí a José Miguel Parra, historiador y autor de numerosas obras sobre el Antiguo Egipto. Un hombre encantador que me arrancó más de una sonrisa. 


Me sorprendió la cantidad de gente que se acercaba al stand del Museo, en el que se respiraba un ambiente familiar de lo más agradable. Tienen un público fiel que espera esta celebración para conseguir libros sobre una temática que les apasiona.


Y esta cita fue la excusa perfecta para encontrarme con gente a la que he conocido a través de Facebook, Twitter y Blogger y poder darnos un par de besos y tener una breve charla.

Por ejemplo, esta chica encantadora es una bloguera a la que aprecio mucho y que me recuerda a la protagonista de una novela de Dickens.


Y estos autores indies que tuvieron la deferencia de pasarse a que les firmara una novela, a pesar de que ellos también tuvieron un día muy atareado.




Y hasta aquí la crónica de mi primer Sant Jordi como autora. Espero poder contaros muchos más.