domingo, 31 de marzo de 2013

Entrevista con Antonio Gómez Rufo


Nació en Madrid. Desde sus primeros años de adolescencia experimentó y acrecentó su vocación literaria, a través de relatos breves, libros de poesía y letras de canciones, textos todos ellos perdidos.

Estudió Derecho en la Universidad Complutense, donde participó activamente en el movimiento estudiantil que colaboró al cambio democrático.

Entre sus novelas cabe destacar La más bella historia de amor de Paula Cortázar, La abadía de los crímenes, La noche del tamarindo, El manantial de los silencios, El secreto del rey cautivo (Premio Fernando Lara, 2005), Adiós a los hombres, Los mares del miedo, El alma de los peces; Balada triste en Madrid; La leyenda del falso traidor; Las lágrimas de Henan y Si tú supieras.

En la actualidad es vicepresidente de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE). Es miembro de la Sección española de la Alianza Mundial Contra la Pobreza (fundador y coordinador de la plataforma Escritores Por la Paz) y miembro de la Asociación Española de Escritores Policíacos.

Como curiosidad diremos que es Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo.

—Bienvenido a esta tu casa, Antonio y gracias por aceptar compartir tus pequeñas confidencias con mis lectores. ¿Cómo hace un escritor para moverse en estos tiempos tan poco “idealistas”?
 
—Buenas tardes. En estos tiempos convulsos, desnudarse en un cuestionario es un acto inútil cuando tantos desvergonzados están desnudando sus miserias, ambiciones, corrupciones y fealdades. Además, si llegamos al 63 por ciento de lectores, pero la mayoría se descargan los libros gratis en Internet, la opinión de un escritor es como una gota de lluvia en el mar: innecesaria. Pero no dejaré de hacerlo porque quien me lo pide cuenta con todo mi afecto.

—Estoy segura de que tus respuestas merecerán mucho la pena. Vamos a ello.

 
1. ¿Qué rasgo de tu personalidad como escritor destacarías?
La perseverancia y el afán de mejorar siempre.
 
2. ¿Qué cualidad esperas de un escritor o escritora?
Que sea escritor/a, no que crea serlo.
 
3. ¿Qué esperas de tus amigos cuando les das a leer un manuscrito?
No doy a leer mis manuscritos.
 
4. ¿Cuál crees que es tu principal defecto a la hora de escribir?
La duda, siempre la duda. Aunque creo que también es una virtud
 
5. ¿Cuál es tu ocupación favorita?
Practicar el sexo. Pero denominarlo ocupación me parece excesivo: me ocupa demasiado poco tiempo en muy contadas ocasiones. Ay.
 
6. ¿Cuál es tu sueño de felicidad?
Antes soñaba más. Ahora, sólo espero que mi hija tenga porvenir y que mi salud permita verlo.

7. Si pudieras ser otra persona ¿quién te gustaría ser?
Un senador romano en una época pacífica de la República.

8. ¿Dónde te gustaría vivir?
Seis meses en Madrid y otros seis delante del mar mediterráneo.

9. ¿Cuál es tu lugar favorito para escribir?
Mi casa.

10. Tus novelas favoritas son:
En esto, y en otras preguntas, tomo prestada una frase de Berlanga: “Yo llevo siempre una pistola para pegar un tiro a quien me pregunte cuál es mi actor favorito, mi director, mi escritor, mi película o mi libro”.

11. Esas novelas que no pudiste terminar por…
Estar mal escritas. Soy muy exigente con las reglas de nuestro idioma.

12. Tu héroe o heroína de ficción
El hombre invisible.

(Inciso: —Voy a por mi chaleco antibalas, perdonadme un momentín )

13. Tu pintor favorito
Ver respuesta 10.

14. Tu compositor favorito
Idem.

15. El escritor o escritora que más admiras
Admiro (y me causa una gran ternura) el drama personal de Dostoievski.

16. ¿Qué talento natural te gustaría poseer?
La capacidad de seducción. En todos los aspectos.

17. ¿Qué le pides a la literatura?
Calidad literaria, una historia interesante y que me permita aprender mientras me entretiene.

18. ¿En qué momento considerarías que has triunfado en la vida?
No existe un estado continuo de éxito. Sólo sé que cada día es como un partido de fútbol: lo ganas o lo pierdes, pero da igual, porque al día siguiente empiezas otro con el cero a cero.

19. ¿Cómo crees que será tu vejez?
Creo que estará llena de limitaciones, pero desearía que no fuera así.

20. ¿Cómo desearías morir?
Rápido, sin hacer ruido, sin molestar a nadie, Un infarto mientras se duerme al lado de una persona amada no estaría mal.

21. ¿Cuál es tu lema?
Esto no ha hecho nada más que empezar.


—Y ahora, fuera ya del cuestionario, ¿podrías contarnos en qué estás trabajando ahora?

—En mi próxima novela.

—Bueno, al menos no nos has dicho que trae mala suerte hablar de los nuevos proyectos (sonrío). Antonio, te agradezco mucho tu colaboración, me ha encantado tenerte en mi blog y ha resultado un cuestionario de lo más ilustrativo.

—Lamento no recrearme en el ingenio ni aportar respuestas para la Historia, pero me decanto por la sinceridad aunque sea aburrida. En todo caso, tampoco doy mucho más de sí. Así soy, lo siento. De todos modos, gracias por querer saber algo más de mí.