viernes, 30 de marzo de 2012

Entrevista con Regina Roman

Regina Roman se describe como actriz y amante de los animales y de los bosques, con algo de hada en su intrépida naturaleza. Y si la miras bien, es cierto que algo de hada tiene, quizá esa chispa en la mirada o la sonrisa deslumbrante y contagiosa con la que mira siempre a la cámara. Quizá el hecho de haber ejercido durante 14 años como abogada, criminalista y de familia, haya tenido algo que ver, porque está claro que una profesión como esa o te vuelve loca, o te vuelve loca, no sé si me entendéis.

Cuando se decidió a escribir lo hizo sin freno y ya tiene cuatro novelas publicadas. Un féretro en el tocador de señoras, que no me digáis que el título no se las trae. Cuarentañeras, un libro que te quita el miedo a cumplir años. Del suelo al cielo, la historia de una Cayetana cualquiera, egocéntrica y mitómana que pondrá a prueba vuestra resistencia. Y Muerta de envidia, que no sé exactamente de qué trata. Y como esta chica no para, ya tiene en la recámara otros dos títulos listos para salir disparados, Gato por liebre y Esto te lo apaño yo.com (me parto).

Regina, ¿por qué te decidiste a escribir sobre mujeres? ¿Crees que necesitamos un género aparte?

—No me cabe duda de que hombres y mujeres somos diferentes, vemos las cosas desde diferente punto de vista y juntos, nos enriquecemos. Escribir sobre psicología femenina nunca fue algo premeditado pero somos tan ricas en sensaciones, emociones y el modo de exponerlas, que las mujeres se cuelan en mis novelas y se apropian de los roles principales sin que yo pueda evitarlo. Luego, junto a cada protagonista hay un hombre… o más de uno que le da sentido y contraste. Y ambos son fundamentales para el desarrollo de cualquier trama.

Como la vida misma, vaya. Ahora que ya hemos calentado, comencemos con el cuestionario.

1.
¿Qué rasgo de tu personalidad como escritora destacarías?
El desenfado. Incluso cuando cuento cosas terribles, lo hago desde el prisma del divertimento y del humor.

2. ¿Qué cualidad esperas de un escritor o escritora?
Que sea coherente y que se respete a sí mismo y al lector.

3. ¿Qué esperas de tus amigos cuando les das a leer un manuscrito? 
Evidentemente, sinceridad. Para decirme que soy mejor que el pan con nocilla ya estoy yo en mis mejores momentos. Si dejo un manuscrito a un amigo es para mejorarlo cuando todavía estoy a tiempo y eso solo es posible si me cuentan en qué fallo.

4. ¿Cuál crees que es tu principal defecto a la hora de escribir?
¡Oh! La impaciencia. Querría escribir cinco novelas al año lo cual no es posible porque siendo el segundo defecto el perfeccionismo, puedes imaginar cuántas vueltas, pulidos y reescrituras regalo a cada obra. El cuento de nunca acabar.

5. ¿Cuál es tu ocupación favorita? (sin contar la escritura)
Dormir. Como una marmota, jajajajaja. Bueno, es cierto que paso muchas horas durmiendo pero estar con mi familia e interpretar son mis otras grandes pasiones.

6. ¿Cual es tu sueño de felicidad?
Estar contenta con cómo soy, con lo que hago, en paz conmigo y con los demás. Donde hay miedo, envidia o rencor no cabe la felicidad.

7. Si pudieras ser otra persona ¿quién te gustaría ser?
Déjame pensar… Regina Roman con poderes mágicos. Sí, una especie de hada. Te aseguro que en tres días no había un solo pobre ni infeliz en el mundo.

8. ¿Dónde te gustaría vivir?
Donde vivo es un regalo, sería un sacrilegio quejarme. Pero la Toscana o Londres… Mmmmm… Me muero de sólo pensarlo.

9. ¿Cuál es tu lugar favorito para escribir? (no vale decir el baño, no resulta
creíble).
No, claro. En el baño no escribo, solo tomo apuntes. Escribo en mi despacho, a ser posible con musiquita de fondo.

10. Tus novelas favoritas son:
Toda la saga de Harry Potter, los apasionantes thrillers de Fernando Trujillo, todo el chick-lit del mundo y la novela de intriga. En concreto y aunque nada tenga que ver con lo que acabo de decir me marcaron Sinuhé el egipcio, Jane Eyre, El Perfume y La historia interminable.

11. Esas novelas que no pudiste terminar por… (me refiero a terminar de leer, sé
valiente, nadie se atreve con esta pregunta).
Me han aburrido muchas pero he hecho un esfuerzo (absurdo, lo sé) y las he terminado. La única que no pude acabar fue La ecuación Dante. Igual algún día me animo y la retomo…

12. Tus héroes y heroínas de ficción.
Superman y Supergirl. Desde pequeña he querido ser como ellos. Bueno, como ella y que él se enamorase perdidamente de mí.

13. Tus pintores favoritos:
Dalí. Recrea todos los mundos que querría ver cuando escribo fantasía.

14. Tus compositores favoritos:
Mozart, Vivaldi, Freddy Mercury (lloré como una energúmena el día que se marchó), Offer Nissim.

15. El escritor o escritora que más admiras.
Admiro a Ken Follet por lo bien que se lo montado y lo bien que lo lleva, a Agatha Christie por su capacidad imbatible para crear intrigas, a Marian Keyes por asentar un género tan maravilloso como es el chick-lit. A todos ellos y a los que olvido, gracias, gracias.

16. ¿Qué talento natural te gustaría poseer?
La clarividencia. Y a buen entendedor pocas palabras bastan, jajajajaja.

17. ¿Qué le pides a la literatura?
Que me haga disfrutar mucho.

18. ¿En qué momento considerarías que has triunfado en la vida?
Cuando me di cuenta de para qué había venido al mundo y empecé a ser consecuente con ello.

19. ¿Cómo crees que será tu vejez?
Seré una abuela ye-yé, coqueta, que se resiste a envejecer y a marcharse, escribiendo más que nunca.

20. ¿Cómo desearías morir?
De noche, despacio, en silencio… dejar de ser.

21. ¿Cuál es tu lema?
Vive y deja vivir.

—Una vez terminado el psicoanálisis me gustaría que nos contases en qué estás trabajando ahora mismo.

—Aparte de un par de correcciones que me traen por la calle de la amargura (me abuuuuuurro), estoy escribiendo mi última novela. Va sobre ¡¡cuennos!!

O sea que dejas la comedia psicológica para pasar directamente al terror, ya veo. En fin, me ha encantado recibirte en mi blog y espero que consigas todo lo que te propongas.

—Muchísimas gracias, Antonia, por este ratito de esparcimiento e introspección. Me lo he pasado pipa y me has obligado a mirar dentro, lo que de cuando en cuando no está pero que nada mal.


Podéis encontrarla en su blog Libros mejor que Prozac
Y comprar sus libros en Amazon