jueves, 31 de marzo de 2011

Mujeres de Roma


Ahora que estamos llegando al final de la primera parte, quiero hacer una pequeña aportación a la novela de Isabel Barceló: Fundación de Roma.


Conocí el blog Mujeres de Roma cuando Isabel comenzaba su Dido, Reina de Cartago y he de decir que me subyugó la historia de aquella mujer, que Isabel nos narraba a golpe de entrada en su blog.


Me acostumbré a leer aquella historia magnífica con fecha en el calendario y me gustó la experiencia. El día que la novela se terminó, tuve que acostumbrarme a no tener una cita en la que nos reuníamos, en la intimidad de nuestras casas, un montón de seguidores de Dido.


Después llegó la publicación en papel de la novela que tanto nos había gustado y el periplo de Isabel presentando a su criatura por doquier. Hasta que un día de principios de febrero, de este 2011, Isabel me dio una alegría al anunciarme que comenzaba una nueva historia de Roma y de nuevo sus personajes se han convertido en parte de mi cotidianidad.


Como curiosidad divertida decir que Isabel nos ofrece a sus lectores la posibilidad de encarnar un personaje de la historia. En Dido, me tocó ser Neptuno y me encantó. En esta ocasión... mejor descubridlo por vosotros mismos.


Por otro lado, aprovecho esta entrada para agradecer a Carmen que me haya otorgado el premio Tu blog me inspira, me ha hecho muchísima ilusión.

¡Tú si que me inspiras a mí!


Y ahí va mi lista:




Las palabras son mis ojos, de Graciela Barrera


La vida con subtítulos, de Verónica Suckaczer


Tornavientos, de Charles de Batz


El espejo de los sueños, de Emilio Calvo de Mora


Me he impuesto un tope de cinco porque si no pondría mi lista de enlaces y no es plan.


En fin, ya sabéis ¡nos vemos en Roma!

10 comentarios:

  1. Me alegra mucho que te hiciese ilusión el premio, Antonia!
    En cuanto al libro... no lo conocía, ni a la autora. Me lo recomiendas, entonces??
    Besines,

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, ntonia, por este post tan cariñoso que, además, contribuye a difundir esta iniciativa. Fue un placer tenerte como dios Neptuno (¡Y mira que supiste poner a los vientos en su sitio!) y lo es ahora con tu nuevo papel... Acabo de colgar ahora un post y con el próximo, que será el lunes, acabará la primera parte.
    Lo bueno de esta novela es que, aun siendo seguidas, las partes podrán leerse independientemente unas de otras.
    Pondré el enlace a este post tuyo en la próxima entrada. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Mil gracias Antonia!!! Es un gigantísimo honor, y espero estar a la altura.
    Vaya... qué bien te ponen estas cosas :-).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Oh! Muchas gracias. Me ruborizas pero lo tomo con mucho cariño y con las ganas de seguir escribiendo.
    Gracias a ti por todo lo que me has dado.
    Recibe mis abrazos fuertes.
    G

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Antonia, es un verdadero honor que hayas tenido en cuenta a mi Tornavientos, de verdad, al que espero responder como se merece.

    Muchas gracias de nuevo y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Carmen, claro que te lo recomiendo. Muchas gracias, otra vez.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Te lo mereces, Isabel, por los buenos ratos que nos haces pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Verónica, sabes que me encanta cómo escribes, tu ironía y buen humor siempre recordándome que no soy la única... en nada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gabriela, todo mi cariño. Por supuesto que me inspiras, a mí y a un montón de gente, ya lo sabes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Charles, reconozco que desde que eres padre la sensibilidad brota en tus escritos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar