viernes, 15 de agosto de 2008

Dig in the Dancing Queen...

Ayer fui al cine a ver Mamma mía. Siempre me han gustado los musicales, vaya este detalle por delante. Recuerdo que cuando fui a ver Noches de Sol protagonizada por Mijaíl Nikolaevitch Baryshnikov me impactó tanto aquel bailarín ruso que parecía representarse a sí mismo que repetí la aventura 8 veces.



Ayer me recordé a mí misma en aquellos cines de sesión continua y tuve ganas de quedarme a repetir. Me emocioné con las canciones de Abba que tantas y tantas veces había escuchado en el tocadiscos, que compré a escondidas de mi padre, porque había prohibido que entrase otro aparato de aquellos en casa.
El guión es desenfadado y divertido, los escenarios paradisíacos, no esperéis que encima tenga contenido. Los actores están soberbios, se lo pasan en grande y nosotros con ellos. Meryl Streep, como siempre, fantástica, consigue que le perdones que suplante a Agnetha.
Mi canción favorita de Abba es Dancing Queen y al director de la película creo que le ocurre lo mismo porque para mí es la mejor escena de todas. De hecho, solo por esa escena ya vale la pena ir a verla. Os la recomiendo.