viernes, 20 de julio de 2007

Fin de semana al abrigo de una historia

Hace unos cuantos años mis periodos vacacionales no podían pasar sin unos cuantos días en La Vall de Boí, en la Alta Ribagorça (Lleida). Es un lugar que conocía bastante bien, todo lo bien que puede conocerse un lugar en el que no se vive. La novela que estoy escribiendo se desarrolla en parte alrededor de esa zona, en un pueblecito imaginario. Sabía que todo aquello había cambiado, había podido comprobarlo a través de mi amiga Internet, pero soy de esas a las que les gusta constatar los hechos de un modo "menos virtual". Así que preparé un fin de semana de "inmersión" literaria a la búsqueda de una historia de ficción que ha ocurrido en mi cabeza y que espero poder compartir algún día.
Escogimos Taüll para dormir, un pueblecito de cuento, en el que es muy fácil imaginarse hombres a caballo golpeando el empedrado de sus calles.


Cuando vi esta tumba sin nombre pensé en Ermessenda. Es tal y como la había imaginado, solitaria y sin nombre, en medio de ninguna parte, pero con rosas frescas.


Cuando Emma se decida a volver no lo hará sola y su primer recorrido será el largo y tortuoso camino al Lago Negro, que se inicia en la presa de Cavallers.


El camino es lento, lleno de piedras que han caído de lo alto de sus majestuosas montañas. Es el lenguaje que utilizan para recordarnos que estamos ahí de visita y no debemos permanecer demasiado tiempo.

Finalmente lo descubres ahí abajo, impertérrito, indiferente y oscuro: El Lago Negro.















Después el regreso, cansada, con las piernas doloridas y los ojos llenos de paisaje.

Bajar, cuidando de donde pisas, sin dejar de mirar a tu alrededor.


El Valle está lleno de rincones y parajes dignos de ser vistos y contados pero, sobre todo, de ser vividos.
La Vall de Boí ha cambiado mucho en los años que no la visitaba, se ha convertido en un lugar mucho más visitado, más "turístico", gracias (o por culpa, según se mire) de las pistas de esquí. A pesar de todo sigue contando con algo que nadie ha podido cambiar aún: su paisaje, su verde y grandioso paisaje que te obliga a respirar hondo y que te demuestra que los viajes a través del tiempo sí son posibles. La única máquina que te hace falta es una que tenga ruedas y un buen motor para llevarte.

Tuve un gran impacto al ver la Iglesia de Boí. En mi memoria aún permanecía enterrada...


... como Guillem y Sibil·la.



7 comentarios:

  1. Gracias por mostrarnos este lugar. Es increíble...

    ResponderEliminar
  2. Qué lugar más hermoso. Qué grande es el mundo y qué poco tiempo tenemos.
    Imagino que habrás recargado a tope las baterías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Imagino que algunos nombres y referencias son de la historia que nos vas a contar.

    Se me ha hecho la boca agua al unir imagen y palabras. Espero leerla algún día.

    ResponderEliminar
  4. !que bueno ese contacto, ese encuentro y, como lo llamas, esa inmersión! Siempre estamos dándonos cuenta de lo que tenemos que hacer para vivir. Se que estas en esa confirmación y sigo acompañándote en ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Luis Vea García8:42 a. m.

    Es cierto que el esquí, con su consabido destroce de bosque, es otras de las lacras pijas que tenemos que soportar como las provocadas por los campos de golf, los puertos deportivos y los baretos a pie de playa. Ya no hay silencio ni junto al mar ni en la montaña. Entiende uno que los millonarios, después de destrozar la tierra, quieran hacer ahora viajes espaciales para escuchar el silencio. VAya metáfora.
    Espero, al menos, que el paisaje te proporcione la inspiración necesaria. Hace unos años, huyendo del recuerdo de un ser querido que había fallecido, estuve alojado unos días en una casa rural. Cuando miraba por la mañana a través de su ventana me topaba con la imagen que tu muestras en tu primera foto.

    SAludos.

    ResponderEliminar
  6. Unas fotos magníficas. Es un lugar fantástico. A mí me encantan estos pueblos de montaña y de aire medieval. Veo que te has ido a buscar localizaciones, como hacen los directores de cine. Es fantástico. Cómo una idea conduce nuestras acciones... Da que pensar ¿verdad?
    Por cierto, me imagino que se trata de esa novela cuyo principio nos enseñaste en cierta ocasión...
    Disfrútala al máximo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, buenas tardes

    Te invitamos a conocer el blog de literatura que hicimos: http://www.narcisoygoldmundo.blogspot.com/

    Un saludo y muchas gracias por el espacio,
    Narciso y Golmundo

    ResponderEliminar