domingo, 8 de julio de 2007

Cuando todos duermen

Me van a perdonar que me sincere pero es que me está haciendo falta.

Llevo dos meses sin escribir.
Madrugo, trabajo mucho (¿y quién no?), vuelvo a casa, los niños, la vida...

Mi novela, la que me han publicado quiero decir, me ha sorbido el seso, que si se venderá, que si gustará, ¿hago o no hago presentación?

Total que el abate Bertrand de Riell –antes de Erill- (cambio en honor de Theo, también conocido como Ignasi Trueba que sabe mucho del Pirineo catalán y me abrió los ojos), lo que decía, que el abate está muerto de aburrimiento, con el cálamo en la mano y los ojos haciéndole chiribitas de ver lo que tarda esa escritora de tres al cuarto en darle algo que escribir. Y no sé a los demás que escriben, pero a mí me pasa una cosa muy curiosa cuando estoy en época de sequía: no pienso en otra cosa. Si estoy viendo una peli pienso "si yo tuviese que contar esta historia...", antes de dormir leo e imagino cómo lo habría escrito yo. Y el otro día en el trabajo, cuando Conchi me enseñó su cámara en la que aparece claramente la imagen de un fantasma (sí, de esos que veía Allison Dubois) me encontré diciendo de la manera más repelente y ridícula: esto tengo que escribirlo. No volví a abrir la boca en toda la mañana y eso porque soy anti violencia que si no me habría dado un guantazo, por snob.

Así que lo he decidido, ya sé que es duro y no tengo claro que pueda salir adelante, pero no hay más remedio, se trata de una emergencia.
A partir de mañana me levanto a las seis.

¿O alguien tiene alguna otra sugerencia?

16 comentarios:

  1. Nada, nada, que si hace falta me levanto yo también a dar cacerolazos para que lo hagas.

    A mí me pasó igual, durante los meses de marzo y abril, cuando he estado moviendo mi novela más intensamente (ahora estoy esperando respuestas con todo lo cruzable de mi cuerpo cruzado) no he escrito y me pasaba el día obsesionado con hacerlo. Así que me dije, en cuanto llegue junio y acabes con las evaluaciones y pongas notas, te pones sin excusas con los nuevos proyectos.

    Y mira que soy un excusado, pero como me he dado cuenta de que escribir es terapéutico y de que duermo mejor cuando lo hago, me he dejado de excusas y, de pronto, todo el tiempo del mundo está a mis pies.

    Así que, ¡animo! ponte, levántate a las seis, escribe y en cuanto te des cuenta, te encontrarás escribiendo de verdad a horas normales y con tiempo para el resto de la vida.

    ¡¡Ánimo!!

    Gracias por leer los relatos ;) es una manera de no perder el hábito y no contaminarme por la novela que esté escribiendo en ese momento)

    http://community.livejournal.com/fertextos/

    ResponderEliminar
  2. El bloqueo ataca de nuevo. Qué democrático es: ataca a todos por igual.
    Ánimo, ya sabes que se termina por pasar. Lo de las seis de la mañana no sé si te funcionará para escribir, pero seguro que te pone las pilas para todo el día. Y es que uno se siente tan bien, tan capaz de todo cuando vence a la pereza y madruga...
    Un abrazo. Todo se pasa, ya verás.

    ResponderEliminar
  3. Tú tranquila, que las épocas de sequía son el instrumento del subconsciente para recargarse y llenarse de palabras que verterás cuando menos te lo esperes. Te lo dice una experta en sequías.

    ResponderEliminar
  4. Yo no escribo así que no puedo decirte nada al respecto, pero sí que me gustaría que le des una nueva oportunidad al pobre abate :-) Suerte.

    ResponderEliminar
  5. No sé si madrugar tanto es una buena idea. Te daré otra: siéntate y escribe lo que se te ocurra, sin preocuparte de lo que escribes, ni de cómo ni de si es una tontería. A veces, es preciso dejar que la propia mente escoja su camino. Estoy segura de que el bueno del abate está deseando meterse de nuevo en el scriptorium y darle a su pluma. Besazos, guapa, y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:14 a. m.

    Me parece que Antonia no se refiere a que este bloqueada por "sequia" (como comentais en algunos post mas arriba).
    Yo interpreto que tiene mucho trabajo, muchas oblizaciones, y muchas cosas en la cabeza, y no consegui sacar tiempo para escribir.
    Antonia aclaranoslo ¿es correcta mi interpretación?.
    Bueno, que consigas ganar tu batalla al "tiempo", de todas maneras creo que ganar, lo que se dicer GANAR es muy complicado ganar al "TIEMPO" , quizá sea suficiente con que consigas conquistar una parcela de terreno donde sembrar tu nuevo libro.

    ResponderEliminar
  7. Las seis de la mañana, en mi caso, es la mejor hora para sentarme a escribir, y luego puede venir el día como quiera que ya tengo lo mío hecho...
    No hay como irse a dormir con la sensación de haber cumplido...
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  8. Si que es difícil mantener la disciplina y el impulso; así como organizar el proceso de escritura en medio de la vida cotidiana. Me identifico por completo con tu situación, la comparto. Si encuentro una alternativa te la escribo, espero que si la encuentras me cuentes...

    Igual creo que tenemos que hacerlo, es necesario mantener espacios y tiempos para hacer esto que tanto nos gusta y sin lo que no podemos vivir

    Un abrazo y mi compañia virtual en tu intento

    ResponderEliminar
  9. Hola, Antonia.
    Me pasa que, cuando menos tiempo tengo, más agobio me entra, de modo que al final resulta que cuando por fin me siento a escribir, es tanto lo que quiero hacer, tanto lo que sé que llevo atrasado, que no escribo nada, por paradójico que parezca.
    Es como un círculo. ¿Cómo salgo de aquí? No sé, en mi caso, pienso que lo mejor es mantener la calma, no tener prisa, no pasa nada, escribo para disfrutar y a eso debo ceñirme... pero no es fácil.
    Respecto a tu novela, yo pienso que tienes que hacer presentación, mostrarla como quien se pasea orgulloso con su recién nacido. Si tú no la defiendes, nadie lo va a hacer por ti.
    Y, bueno, eso es lo que pienso y lo digo porque lo has preguntado. Ahora, lo mejor es que no me hagas caso en nada y hagas lo que te indique tu corazón, que seguro que será lo correcto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me uno a Miguel en su opinión Antonia. Debes hacer presentación que la estamos esperando. Y no vale que me borres el comentario que lo vuelvo a poner. ¿ Cómo era eso que solías decir? A sí, estoy sonriendo...

    Besos

    ResponderEliminar
  11. ferloke, muchas gracias por tu solidaridad, pero si se te ocurre presentarte en mi casa dando cacerolazos, no respondo.

    leo, lo de madrugar es duro sobre todo cuando llegas al trabajo y el dire te dice a primera hora que haces cara de cansada (ghrrrr). La verdad es que doy las gracias al Santo Café, señor de Colombia, al que soy totalmente adicta.

    ruth, no se trata de sequía, ganas de escribir y cosas que contar, aún me quedan, lo que ocurre es que el día es demasiado corto, las semanas pasan demasiado deprisa y se me escapa el tiempo entre los dedos.

    alicia r., este fin de semana he pasado unos días maravillosos recorriendo los lugares que conoció mi querido Bertran de Riell. La próxima semana os contaré.

    isabel, como le digo a ruth, mi problema es la falta de tiempo, pero estoy segura de que acabaré encontrándolo por mucho que se esconda detrás de la lavadora.

    anónimo, has dado en la diana y me temo que en esta lucha no soy la única que batalla, hay muchos como yo.

    j.j.cuba, me animas con tus palabras, espero que me duren las ganas.

    jorge, se ve que me comprendes, señal de que caminas la misma senda ¿eh?. No dejes de decirme tu secreto... si lo encuentras.

    miguel, tu primer párrafo me parecía que lo había escrito yo, he tenido una sensación tan cálida al leer a otra persona que sufre de mi mismo mal...
    Lo de la presentación de mi novela... bueno, ya veremos, quizá en septiembre. Aún no lo sé, estoy haciendo algunas pesquisas (que diría Rosa Ribas). Si la hiciera sería un honor para mí que vinieras, total Valencia y Barcelona no están tan lejos.

    mónica, jamás borraría un comentario tuyo, ya lo sabes. Lo de la presentación ¿qué te voy a decir que no sepas ya? Y sí, estoy sonriendo.

    Os doy las gracias a todos por los ánimos, de verdad. Es evidente que compartimos una misma pasión y nadie mejor para comprenderte que un colega.

    Muchos abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  12. Antonia...vengo a visitarte, te deseo mucho éxito con la novela, estoy promocionando a Santiago un amigo en la campaña, si puedes votar y te parece bien, te lo agradezco.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué difícil que es combinar lo que te gusta con las obligaciones. No me cansaré de repetirlo nunca. Imagino que por eso a los escritores también se nos mira un poco como a 'bichos raros'. Hay que tener voluntad para trabajar ocho o más horas, llevar la casa, atender a los niños, la pareja, los amigos, comprar, viajar, documentarse... Hay un sinfín de cosas que nos gustan y, a veces, las que más son las que requieren de más tiempo. Robarlo no es fácil pero ambos sabemos que se puede aunque para escribir una novela el embarazo dure años. Ánimo y sabes que te entiendo a la perfección.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Yo estuve una época de mi vida levantándome a las seis, envolviéndome en una manta para escribir una novela. Es una de las épocas más felices de mi vida. La novela no perduró, pero el recuerdo y la voluntad y el sumar páginas fue sencillamente inolvidable. No lo dudes: escribe, escribe, sigue escribiendo. El tiempo en que vivimos , con tantas distracciones, hace lo imposible por impedírnoslo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Y yo sigo esperando tu libro, que no llega...

    ResponderEliminar
  16. jajaj..Si te sirve de consuelo, yo también me levanto a las 6,00 de la mañana todos los días. Necesito la tranquilidad y la paz de la mañana para poder introducirme en las páginas de los libros.
    El resto de día, tambien dedicado al trabajo, casa, etc.etc...
    Besillosss

    ResponderEliminar