domingo, 4 de septiembre de 2011

Consejos para el escritor novel

Lo primero que debe preguntarse aquél que después de una mala noche, después de leer una novela magnífica o después de darse cuenta de que tiene tantas cosas que contar que si no las cuenta, se muere. Insisto, lo primero que debe preguntarse es si no lo pasaría mejor haciendo cualquier otra cosa. Y cuando digo cualquier cosa, no hablo metafóricamente: volar aviones de corcho, hacer labores de ganchillo o ir al gimnasio a ponerse cachas. Si después de pensarlo bien, dormir una noche del tirón y no abrir un libro durante, al menos, una semana, sigues pensando lo mismo, entonces, no tienes remedio.

Hay diferentes tipos de escritores y lo primero que debes hacer es saber en qué grupo estás. Verás, está el que quiere ser escritor porque se imagina yendo a cócketeles en los que la gente hablará de cosas muy cultas e interesantes. El que se imagina dando entrevistas en la tele porque van a hacer la peli de su libro, que ha sido un bombazo. Está el típico que te dice "yo soy escritor" como si te dijese ¿y tú qué excusa tienes para merecer estar vivo? Y el que trata por todos los medios de "colocarse" dentro de una de las numerosas "mafias" de escritores (son fáciles de localizar, les gusta hacerse fotos juntos, van a presentaciones mutuas y se entrevistan entre ellos en revistas literarias).

Pero el peor, te lo aseguro, es el escritor solitario, ese que detesta relacionarse con otros escritores porque los considera esnobs y aburridos, que no soporta los Talleres literarios, que odia hacer presentaciones y hablar de sí mismo y que no tiene agente. Huye de ese modelo como de la peste.

Una vez hayas localizado el grupo al que perteneces tu camino estará más o menos escrito y debes seguir las pautas que marquen los Grandes en cada campo, esos que están de vuelta de todo y que te mirarán con cara de "animalico, se cree que es escritor".

Si quieres ser de los primeros, apúntate a todos los saraos, hazte con un lugar en los sitios de internet que frecuentan escritores (hay muchos, busca en google). Haz amigos escritores, pero amigos de verdad, no vale eso de ¡Tío qué bien escribes! Ve a presentaciones, a todas las que puedas. Apúntate a talleres literarios (si lo imparte alguien bien situado en internet, mejor), a jornadas sobre literatura relacionada con lo que sea, desde la literatura y el cine negro, hasta literatura en la cocina. No menosprecies ningún grupo organizado, como en todos los ámbitos, la soledad te hará transparente.

Ya te he dicho todo lo que no hago y no he hecho nunca (y así me va). Si quieres triunfar de verdad, haz lo que te he dicho y no sigas leyendo.

Te he avisado.

Si eres un escritor que escribe porque NO puede NO escribir, ahí van mis consejos:

-Escribe cada día, sigue un horario que te sostenga cuando llegan los momentos de caída libre, esos en los que pierdes el norte y te desanimas. Ya, ya sé que tienes familia y trabajo, optimiza tu tiempo, si no puedes escribir más, pues escribe menos, pero escribe.

-Deja que las palabras fluyan, no las aprisiones, ni las empujes. No seas de esos que cuentan cuántas palabras tiene su novela. Todo dependerá de lo que "necesitas" contar.

-Lee mucho, no importa lo que leas, es un hábito saludable que hay que cuidar y mantener. No seas esnob, lee a Flaubert porque te gusta, no porque suena bien cuando se lo dices a tus amigos.

-No hagas caso de nadie, repito, de nadie que te diga cómo tienes que escribir. Una cosa es aprender ortografía y gramática y otra muy distinta es decirle al autor cómo debe explicar su historia. Te gusta o no te gusta, punto. Productos los hay en la música, en el cine y, cómo no, en la literatura. Es una opción como cualquier otra, pero no te la aconsejo, si de verdad te gusta escribir.

-Para escribir hay que tener algo que contar, pero no hace falta tener una vida de película, tan solo es necesario ser un buen observador. Mi experiencia me ha enseñado que para ser escritor hay que saber escuchar y sentir.

-Cuando acabes una obra, déjala un tiempo en el cajón, descansa de ella para que al retomarla te sea más fácil encontrar los fallos.

-Busca en tu entorno alguien de confianza, alguien que siempre te haya dado buenos consejos, que no tema tus reacciones y, sobre todo, que le guste leer. Dale tu novela y deja que sea sincero. No busques un profesor, ni un escritor, ni nadie que tenga nada que ver con el tema. Un lector, eso es lo que necesitas.

-Cuando estés seguro de que has terminado, que tu obra ya puede salir por ahí, busca cinco o seis lectores más. Utiliza a tus amigos para que se la den a amigos suyos, gente que no te conozca, que no te deba nada. Si se trata de una novela para un público juvenil, busca lectores jóvenes. Deja la última página en blanco y tu dirección de Mail para que te escriban sus impresiones al acabarla. Lee muy atentamente esas opiniones, son las más sinceras que vas a conseguir. Estoy segura de que si las editoriales utilizasen este sistema, les iría mucho mejor.

-Participa en concursos literarios, en todos los que puedas, no pierdes nada y te motivarán.

-Escribe un blog, conjurará tus fantasmas.

-Pero no te olvides de divertirte, al final es lo único seguro que obtendrás.




19 comentarios:

  1. Unos consejos muy sanos, Antonia. Me ha encantado leerlos. :-)
    Un saludín.

    ResponderEliminar
  2. Pues estos consejos son totalmente aplicables al pintor novel, Antonia; curiosamente, acostumbro a castigar contra la pared a mis obras durante una semana, para luego verlas con ojos nuevos y descubrir qué es lo que ha funcionado y lo que se puede mejorar... Por otro lado, me temo que pertenezco al tipo poco sociable, nada diplomático y poco interesado y así me va...aunque como tú, disfruto. ¿Qué más se puede pedir?
    Me alegra un montón que estés de vuelta, aunque eso implique que se te acabaron las vacaciones.

    ResponderEliminar
  3. Creo que estos consejos igualmente aplican en la creación musical.
    Y bueno, creo que si quisiera ser escritor entraría en ese grupo de los que escriben porque buscan leer sus propias palabras y no solo sentirlas detrás de la cabeza, por la nuca.
    Un gusto leerle y gracias por los consejos. Saludos desde México :)

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos consejos, querida amiga, sobre todo el último: no olvides de divertirte. Aunque el decirlo nos haga parecer a quienes nos gusta escribir un poco masoquistas.

    Salud

    ResponderEliminar
  5. Hace ya años que dejé de escribir mis historias, como solía decir, ahora sólo me dedico al blog y a leer. Quizá un día de estos vuelva a hacerlo y desde luego, tu modelo me parece el mejor. En mi caso, creo que sería tan poco dada a salir del anonimato que haría como Salinger o Pynchon...

    Besos y bienvenida de nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Puedes aspirar a cualquier grupo, pero si no tienes talento nunca serás escritor. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Leo, me encanta leerte por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Margarita,

    Estoy en plena depresión post-vacacional, aunque ahora esté mal decirlo (tal como están las cosas).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Heberto, bienvenido.
    Los nóveles se sienten muy solos, no importa de qué ámbito sean. A veces me he sentido como aquellos antiguos vendedores de aspiradora que salían en las películas antiguas, llamando a las puertas y protegiéndote la nariz cuando te daban en los morros.

    Espero verte a menudo por aquí,

    Saludos desde Barcelona

    ResponderEliminar
  11. Hola, Charles. La verdad es que en esto del arte (je, je), todo hay que hacerlo por amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. littleEmily, lo peor es que cuando te "obligan" a salir del anonimato, te entra tanto miedo que piensas en esconderte debajo de una piedra y no volver a salir jamás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Xixe,
    el talento es como la honra, se presupone.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Anónimo8:44 p. m.

    Me encanta pasarme por tu blog y ver lo que escribes, muy buen consejo para la gente que de verdad le gusta escribir, no es mi caso, yo prefiero leer.
    Tu sigue escribiendo.
    Besos.

    Silvia (Martorell)

    ResponderEliminar
  15. ¡Silvia! Gracias, guapa.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Matías, un gusto tenerte por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Anónimo9:51 p. m.

    me gustaron los consejos, los sentí honestos...tal vez aplique alguno de ellos. gracias.

    ResponderEliminar
  18. Hola Antonia, paseando por páginas y blogs de internet sobre escritores y literatura en general he visto tu blog y me ha llamado la atención...por eso hice esta pausa. Son interesantes los consejos que reflejas en esta entrada y creo que son aplicables a cualquier arte ya sea pintura, música o escritura. Toda creación requiere reposo en el tiempo para sacarlo a la luz en todo su esplendor,con sus previas correcciones y después de madurar esa idea o proyecto inicial...

    Te invito a que eches un vistazo a mi blog de reciente creación.
    Un placer saludarte.

    Rosa.

    ResponderEliminar