martes, 29 de julio de 2008

Como decíamos ayer...


Ser mujer y escritora no es tarea fácil, necesitas de la colaboración de tus compañeros de viaje y de su buena fe para poder realizar tan ardua tarea. No entraré aquí a valorar si en el caso masculino es más cómodo, de nada me sirve esa elucubración mental y puede llevarme a autocompadecerme por algo de lo que estoy plenamente satisfecha. Pero, repito, ser mujer y escritora no es tarea fácil.

Sin embargo, y dicho esto, la mujer siempre ha sido una narradora nata, un espécimen único dedicado a contar mil y una historias. Son ellas, las mujeres, las que en las familias perpetúan los hechos acaecidos. ¿Cuántos hemos escuchado a nuestras abuelas hablar de la guerra civil y de las pequeñas y grandes batallas en que combatieron día a día junto a sus compañeros? ¿Cuántas veces he escuchado la historia de mi familia, la mía propia, en boca de mi madre? La madre enseña a su hijo a vivir contándole lo que es la vida y ella será, en el futuro, su memoria hablada.

Sin embargo, el mundo de la escritura no es ese paisaje bucólico de una mesa frente a una ventana por la que entra el sol colándose a través de unos blancos visillos. Conseguir un rincón, un lugar tuyo de difícil acceso, dónde una mesa y un ordenador te sean entregados sin plazos, es el primer paso. Un lugar dónde puedas inhibirte de la realidad que te rodea y puedas investigar allí dónde se supone que se origina todo.

Decía Virginia Wolf: "…uno se acuerda de que estas telas de araña no las hilan en el aire criaturas incorpóreas, sino que son obra de seres humanos que sufren y están ligados a cosas groseramente materiales, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos."

Ya tengo mi rincón, lo demás vendrá por añadidura…


Estoy de vuelta.

12 comentarios:

  1. Esta vez no se me adelanta nadie. Bienvenida, aunque es cierto, nunca te fuiste, por eso siempre estabas ahí encabezando mis enlaces, mi agenda de direcciones de email y de móvil. ¿Tendrá algo que ver que tu nombre empiece por "A", o será por más motivos?

    Precioso rincón. Las maravillas que van a salir de ese escritorio tan perfectamente montado.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te encuentres de nuevo con ánimos y nuevas energías. Se te echaba de menos.

    Muy bien traída Virginia Woolf a este texto, pues uno de sus libros más conocidos, como sabes, se titula precisamente "Una habitación propia". Según ella, eso es todo lo que necesita una mujer para escribir buenas novelas.

    Pues a empezar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Bienvenida!! Me hace mucha ilusión que hayas regresado. Y encima con esa fuerza, y rincón nuevo.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, un placer leerte.Y más ahora con tu cuarto propio. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:55 a. m.

    Me alegra que estes de vuelta, ¿pronto sabremos algo de los libros que has leido ultimamente? , me encantan tus comentarios de libros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:44 a. m.

    Me alegro de que hayas vuelto. Echaba de menos tus relatos... :-)

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de volver a leerte.
    Espero que todo se haya tranquilizado y tu nuevo espacio sea perfecto para crear. Yo tengo el placer de tener esa ventana y ese visillo a través del que mirar los arboles, pero para todo hay quepagar un precio, depender del coche para todo. Sin embargo, no me quejo, estoy donde quiero estar. En la vida se trata de buscar tu lugar incesantemente y tarde o temprano, si no abandonas la idea, llega.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Pues nada, sé de nuevo bienvenida. Y espero que este tiempo de ausencia haya sido por lo menos literariamente fructífero. Y dime, ¿no has tenido la tentación de volver antes? ¿siquiera de echar una ojeada por otros blogs o por internet? Anda, anda, no te lo calles...

    ResponderEliminar
  9. Querida Mónica,no hace falta que te conteste. ¿Alve?
    Un beso.

    Miguel, nunca me fui del todo pues, aunque no escribía, solía leeros que en el fondo es lo más interesante de todo esto. Ya sabes que Virginia es una de mis debilidades, no solo por como escribía también por su historia personal. Una entrada pendiente.
    Un abrazo fuerte para ti.

    Leo, de vez en cuando hay que detenerse a cargar las alforjas. Da gusto reencontrarse con los amigos.
    Un abrazo.

    Alicia, se acabó la R, pero no has perdido tu fuerza narrativa. Una de las sorpresas más agradables del regreso.
    Besos

    Anónimos, permitidme que os conteste a la par, espero no decepcionaros. Gracias por los buenos deseos.

    Charo, ¡qué envidia me das! Lo importante es tener cosas que decir y oportunidad para decirlas.
    Un abrazo

    Luis, espero y deseo que tu presentación fuese tal y como tú deseabas. En cuanto a lo que me preguntas no hubo ninguna tentación de esa clase porque no había imposición para no hacerlo. En cuanto a ojear otros blogs, lo he seguido haciendo, por supuesto.
    Saludos.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  10. Hermoso rincón.

    Hola, creo que nunca te he escrito, aunque he visitado este blog alguna vez que otra. Siempre me interesó Peso Cero por mi formación (Psicología social y también clínica), además de que podría ser interesante para un buen montón de compañeros.
    Si algún día creo un blog, me gustaría hablar sobre Lota España, mujer que seguro te interesa. Mujer, narradora y poeta, olvidada malagueña, que tras publicar mensualmente prosa y verso en diversos medios desapareció en el 36. Tiene el honor de ser la última persona que publicó antes de la guerra. Así, muchísimas, y muchas también injustamente olvidadas.

    Una cosita más, que creo puede interesarte: www.librofilia.com
    Es una web nueva sobre comentarios de libros, puntuaciones, etc... pero tienes la opción de subir la ficha de tu propia novela. Sería un buen medio para darla a conocer.
    Saludos y ánimo, que no suerte.

    Curro.

    ResponderEliminar
  11. Antonia: por azares del destino me topé con este espacio tuyo, lamentablemente encontré un post de despedida. Hoy decidí visitarlo de nuevo y me dio gusto encontrarme con que no te habías "despalabrado". Seré tu asidua lectora desde hoy.
    Saludos desde la ciudad de la cantera rosa, en México.

    ResponderEliminar