viernes, 4 de mayo de 2007

To kill a mockingbird o Matar a un ruiseñor


"Maycomb era todavía una vieja y aburrida población en 1932 cuando yo la conocí..."



Me gustan las películas de argumento sencillo, de contenido profundo, que hablen de personas más que de personajes. Por eso he escogido este título.

La historia que nos narra la voz en off de una mujer adulta, es la historia de su padre, Atticus Finch...

"Atticus Finch no hacía nada que pudiera despertar la admiración de nadie: no cazaba, no jugaba al póker, no pescaba, no bebía, no fumaba... Se sentaba y leía.

...y el recuerdo de su propia infancia junto a la de su hermano Jem.

Cuando aparecen los créditos ya eres consciente de que estás ante una manera diferente de contar. Robert Mulligan, sabe comunicarse con el espectador desde el primer instante en que aparece la caja de tesoros de los hermanos Finch y se escucha la música de Elmer Bernstein. Es una película lenta porque, aunque lo que explica es fácil de entender, el mensaje que pretende dejar en nosotros ha de entrar lentamente, pues viene a quedarse.

La pequeña Scout (Mary Badham) nos muestra un verano de su vida en el pequeño pueblo de Maycomb, Alabama. Vestida como un chico y con la complicidad de su hermano Jem (Phillip Alford), soporta el calor del verano aderezándolo con travesuras y misterio.

Atticus Finch (Gregory Peck) es un abogado viudo cuya principal ocupación son sus dos hijos, a los que sirve de padre y madre, convirtiendo la enseñanza y el cariño en una amalgama imposible de separar.

“Hay un montón de cosas desagradables en este mundo, hijo. Desearía mantenerte alejado de ellas. Pero no siempre es posible.”

Jem se prepara para recibir una lección sobre la crueldad humana y su padre sabe que no puede evitarle esa enseñanza. Tanto Scout como Jem descubrirán que se necesita mucho valor para mantenerse sereno mientras te escupen en la cara. Y que para todo lo que sucede hay una única teoría:

"...nunca entenderás a una persona hasta que veas las cosas desde su punto de vista, hasta que estés en su piel."


No os contaré el argumento, sólo sus bases. En un pueblo sureño un joven negro es acusado de violar a una mujer blanca. Atticus será el encargado de defenderle. En la casa de al lado vive un retrasado mental al que su padre tiene atado a una cama como si de un loco peligroso se tratase. Los dos hermanos y su pequeño amigo, venido de la ciudad a pasar las vacaciones, se acercan de noche a la aterradora casa y viven una aventura que creen cargada de riesgos. Cuántas veces nos protegemos equivocadamente...

Mi escena favorita es cuando Atticus, coge una lámpara de pie de su casa y con un libro sobre las piernas, se sienta delante de la puerta de la cárcel. Trata de disuadir a algunos "ojoporojo" con su presencia, pero será su hija Scout con su inocencia infantil la que realmente esgrima sin darse cuenta un arma aterradora: la conciencia.

Decir que Gregory Peck está espléndido en este papel no le hace justicia. En su piel, Atticus, se convierte en un hombre firme y sensible, un hombre justo y sin prejuicios que nos muestra lo sencillo que es ser fiel a uno mismo.

Esta hermosa historia salió de la pluma de Nelle Harper Lee. Hija de un abogado, vivió en Monroeville, un pequeño pueblo de Alabama. Escribió una única obra, "To kill a mockingbird" (1960), por la que consiguió el premio Pulitzer de novela en 1961. Aunque su autora no lo reconoció nunca, parece evidente que se trata de una obra autobiográfica en la que Nelle sería Scout, la narradora de la historia. También se dice que el niño que pasa las vacaciones en su pueblo, compañero de juegos de Jem y Scout no es otro que Truman Capote.

"Atticus le dijo a Jem un día
-Prefiero que disparéis a las latas vacías en el patio trasero, aunque sé que iréis tras los pájaros. Dispara a todos los pájaros azules que quieras, suponiendo que puedas acertarles, pero recuerda que es un pecado matar un ruiseñor-.
Ese fue el único momento que escuché a Atticus decir que era un pecado hacer algo, y le pregunté a la señorita Maudie al respecto
-Tu padre tiene razón -me dijo ella-. Los ruiseñores no hacen otra cosa que crear música para que la disfrutemos. No se comen los jardines de la gente, no hacen nidos en los graneros, no hacen otra cosa que cantar su corazón para nosotros. Es por eso que es un pecado matar a un ruiseñor."





10 comentarios:

  1. Una película y una novela preciosas. Guardo de ambas un recuerdo lleno de emoción. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Increíble, ¿también coincidimos en esta película y novela? Fíjate que estuve a nada de postear sobre lo mismo hace dos días...

    Espero que sigas mucho tiempo sintiendo la felicidad que tu primera novela te brinda, ¡ya falta poco para que salga! Me alegro muchísimo por ti.

    Besos, amiga Antonia.
    Puri.

    ResponderEliminar
  3. No te puedes imaginar la ilusión que me ha hecho que recordaras tanto esta película como esta novela.

    La leí por primera vez cuando era pequeño, en la casa de campo de mis tíos, que tenían una colección enorme. Y luego, durante la carrera, tuve que volver a leerla, pero en inglés.

    Es uno de mis libros favoritos y me encanta que sea así, que siempre esté y que, de vez en cuando, alguien te dé la agradable sorpresa de mencionarla y recordártela.

    ResponderEliminar
  4. Una historia espléndida, coincido contigo. Y Gregoy Peck está inmenso.
    Me gustó recordar esta película.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No lei na novela pero recuerdo perfectamente la película de mis años jovenes, y es de las que mas huella dejaron en mi aficion cinéfila.
    Me alegra coincidir contigo.
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Es curioso, una autora que escribe una única novela, grana el Pulitzer y desaparece como si le hubiera tragado la tierra. Esto parece el argumento de un thriler.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Magnífica entrada que me ha permitido conocer algo más sobre una de mis películas favoritas.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Disculpad por el retraso en saludaros, he vuelto al trabajo y estoy que no me encuentro.

    Isabel, esta semana me temo que voy a perder el hilo de tu Dido, pero prometo no abandonarla y seguirte de aquí a poquito. Me alegra ver que coincidimos en más cosas.

    Puri, ¿cómo no iba a gustarnos esta peli si es pura sensibilidad? La novela está al caer y yo estoy nerviosiiiiiiisima.

    Fer, ¿así que tus tíos tenían casa de campo? No veas... me has recordado a esas pelis antiguas de gente bien. Me alegro mucho de traerte buenos recuerdos.

    Miguel, debo reconocer que te echaba de menos. Me alegra que te pases por aquí a compartir conmigo.

    Al, yo creo que vamos a coincidir más veces, ya verás. Ah, y hay quien no envejece nunca.

    Gregorio, bienvenido. Lo de Nelle es algo sorprendente y admirable, pero es que cuando uno habla de lo que conoce, se nota.

    Diarios de Rayuela, gracias por tu visita, me alegro de haberte descubierto algo que enriquezca tu gusto por esa película.

    Muchos cariños para todos.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico post. Cada vez me gustan más las películas lentas. Estoy muy cansado de ritmos acelerados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. La película es muy buena.

    ResponderEliminar