viernes, 10 de junio de 2016

Sin intermediarios

Se está abriendo un debate respecto al efecto que están teniendo las nuevas tecnologías sobre la capacidad de los lectores y sus intereses. Que si se lee más o menos que antes, que si los lectores son de más o menos calidad. Que si escribe cualquiera... Ya sabéis, lo de siempre, pero echándole la culpa a otro. 

Está claro que los libros electrónicos han tenido una incidencia nada desdeñable en nuestro modo de leer.

No es lo mismo tener un libro en las manos, que un lector electrónico. El primero pesa más, hay que pasar las páginas y necesita una luz exterior. Pero huele a libro y se comunica con nosotros, también, a través del tacto.

El libro electrónico reacciona con un ligero toque de nuestro dedo, tiene iluminación propia, te permite consultar con mayor facilidad, tomar notas sobre lo que lees y no pesa apenas.

Pero esto es la espuma de la ola, debajo hay litros y litros de aguas profundas.

Siempre nos basamos en la relación de los lectores con estos dos tipos de lectura sin darnos cuenta de que estamos hablando de antiguos lectores. Los lectores de siempre que compraban un libro después de leer la sinopsis en una revista literaria o en la librería, o porque un librero o amigo se lo recomendaba. 

Pero ahora hay una nueva clase de lector de libros, como también hay una nueva clase de escritor. Los famosos, escriben novelas de amor y de cocina. Los blogueros escriben novelas de blogueros. Los Youtubers escriben novelas de… Bueno, escriben novelas. Y los escritores de pulgar escriben historias para leer en el móvil.

Para todos ellos hay una larga cola de lectores a los que las editoriales deben satisfacer. Y digo deben porque no hay que olvidar que una editorial es una empresa con trabajadores que tienen que pagar las facturas, igual que un zapatero, un carnicero, un funcionario o un escritor.

La idea romántica del editor que apuesta por un autor después de leer su novela y quedar impresionado por la calidad de su prosa, la historia que cuenta o la originalidad en su manera de escribir, es eso: una idea romántica. Ahora los editores publican libros que ni siquiera han leído porque, cito: «no tengo tiempo de leer todo lo que publico».

Y ante esta marabunta de escritores mediáticos que atraen lectores a los que no les gusta leer, están los autores clásicos que miran desde su caseta de la feria cómo se forman colas larguísimas de gente que espera para conseguir un autógrafo de su youtuber favorito. Ese que tiene un canal en el que despotrica de todo el mundo con mucha gracia, porque él sabe y puede.

Y esos autores clásicos, son los mismos que hace no mucho tiempo miraban allí abajo, desde lo alto de su torre del homenaje, a esos otros autores, a los que llamaban autopublicados y ahora llaman indies, dedicándoles una sonrisa burlona y muchas veces despreciativa, porque ningún editor se había leído su novela. ¿Qué se habrán creído esos?
Esos indies han encontrado un camino distinto para llegar a los lectores y no firman en ferias, ni salen en la tele, ni tienen un canal de youtube, pero sí tienen lectores. Miles de lectores a los que aún les interesa leer sin importarles si lo hacen en papel o en ebook, porque lo que les importa es que haya una historia que les haga soñar. Son los Gamboa, Miosi, Trujillo, Laso, Pinto…, que tienen muchas historias que contar y que ya no necesitan intermediarios.

3 comentarios:

  1. Está claro que con la aparición de nuevos tipos de escritores, aparecen también nuevos lectores porque de otra forma, no se escribirían libros (si no hubiera nadie que los lea).

    Las nuevas tecnologías efectivamente han democratizado, como me gusta ese palabro, la literatura, posibilitando que cualquiera pueda escribir y ser leído, y no nos tenemos que sentir mal por estar dentro de ese "cualquiera", lo tenemos que tomar por su sentido más literal, no por el despectivo. Ahora mismo todos, podemos escribir y podemos ser leídos, sin depender de que tengamos más manos con un editor o de que seamos tan buenos como los Premios Planeta o Nadal. Cada escritor es como es, y tiene los lectores que gustan de ese escritor. Y que cada uno sea libre de escribir como quiera, respetando a los que escriben de otra forma o tienen otro tipo de lectores.

    Enhorabuena por el blog!
    Un saludo

    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente lectura y lectores han cambiado, están cambiando, y es un proceso imparable. Yo soy de las que se resiste al libro electrónico y sigo fiel al papel, pero sin embargo el ordenador e internet con su infinita oferta cultural (no sólo literaria) han disminuido mucho mi ritmo de lectura, que es algo que me angustia bastante.

    Como estoy en la cincuentena, a pesar de intentar estar abierta a lo que viene para quedarse, reconozco que soy más de autores clásicos y tengo un concepto de la literatura bastante romántico, sin embargo veo que mis hijos están a un abismo de mi, y compruebo con consternación que a pesar de su aprecio por la lectura apenas recurren a mi biblioteca y se manejan en ese sentido casi completamente a través de las pantallas de los varios dispositivos electrónicos de los que disponen. Eso me apena un poco, pero me parece un signo inequívoco de los tiempos que se avecinan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Como escritora que ha tenido la suerte de poder trabajar con editorial y sin ella te diré que... solo sé que no sé nada :-) Lo cierto es que ambas formas de trabajar y publicar tienen sus ventajas y sus incovenientes. ¿Mi preferida? Pues todavía no sabría decirte. ¿Lo mejor? Poder hablar con los lectores siempre. Bss

    ResponderEliminar