martes, 29 de julio de 2014

De por qué me presento a un concurso convencida de que no voy a ganar.

El título de esta entrada es un poco exagerado, nadie compra lotería sin un pequeño resquicio de esperanza. Pero soy de ese tipo de realista que piensa que, a pesar de la esperanza, la lotería no le va a tocar ni echando. 

Aun así, decidí presentarme porque tenía la novela preparada y era una buena manera de darla a conocer. Esa es la razón sincera y simple.

No tengo una legión de lectores, ¿para qué os voy a engañar? No soy superventas, ni bestseller y no me paran por la calle para pedirme un autógrafo. Y menos mal, porque mi firma da pena. Pero no me quejo porque los lectores que tengo se quedan siempre con ganas de más. 

Los que me leen, repiten, y eso parece que me envía un mensaje. 

Esto de la escritura es un camino arduo. No, perdón, nosotros los escritores lo convertimos en un camino arduo cuando nos generamos expectativas que no se sostienen más que en nuestros deseos. 

Cuando empecé a escribir lo hacía en todas partes. Estaba en un bar con los amigos y cogía una servilleta para escribir algo que se me había ocurrido. Cuando me sentaba a ver una peli en casa, iba siempre con una libreta donde apuntaba ideas que me atacaban en plena trama. 

Cuando empecé a escribir no había expectativas, solo disfrute. Aquello era solo para mí, nunca nadie iba a leer todas aquellas libretas... Y qué razón tenía al pensar eso, porque mi madre, en uno de sus arranques de limpieza, vació los bajos de mi armario y los dejó limpios como la patena. No tengo ninguna de aquellas libretas, ni servilletas de papel, ni hojas sueltas. 

Y no pasó nada. El Mundo siguió girando y yo seguí escribiendo. 

Las expectativas son las que generan frustración. Por eso no las creo. Las expectativas, digo. Y esa actitud es mi secreto para mantener una equilibrada salud mental. 

Yo, escribo. Tú, me lees. Si quieres, claro. Fin de la ecuación. ¿Esto es una ecuación? Es que yo soy de letras.  

Todas las imágenes son obras de Rafal Olbinski, artista nacido en Polonia y formado en el Departamento de Arquitectura del Colegio Politécnico de Varsovia.

8 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo amiga Antonia, en una lotería, todos los números parten en las mismas condiciones, algo que no ocurre en el concurso, y en el bombo no bolas señaladas de otro color para que sea más fácil su identificación, como si ocurre en el concurso. Dicho esto, ¿Y si a pesar de tantas irregularidades ganas?

    ResponderEliminar
  2. Tu actitud es la justa. Además, también se puede plantear al revés. Alguien esclavizado por las ventas que un buen día deje de vender ¿hablaríamos de obsesión por los resultados? Mejor llevarlo como tú, con tranquilidad y evitando la ansiedad de esta vida de carreras.
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas imágenes, Antonia...muy significativas y expresivas.
    Bueno, creo que muchas de las personas que escribimos un blog, somos realmente escritores...aunque el mundo no lo sepa...tenemos nuestros libros, nuestras libretas, nuestros momentos en los que escogemos escribir, o...que estamos deseando que el tren se detenga un momento para que se entienda lo que escribo...En fin...
    Luego están personas valientes como tú, que han dado a conocer su obra al Mundo...y ese mundo le devuelve algo de esas sensaciones que quería vivir cuando escribía.
    Aún no entiendo porque asociamos escribir con la fama. ¿Una firma? ¿Un éxito? Creo que eso no es escribir...o por lo menos no es eso lo que busco. Quizá lo que sí nos gusta a quienes escribimos, es un lector o lectora que nos diga..tú libro me transformó, o me vino estupendamente para un momento frustrante de mi vida, o tal vez...quiera compartir una duda, una pregunta,...es ese momento en el que lector-libro-autor-personajes, se funden en una conversación...

    Y una última pregunta...¿quién nos dice que somos o no escritores? ¿Es necesaria la aprobación externa? ¿El examen de quienes lo piensan así? ¿Y sí no soy considerada escritora en esta época, pero sí lo soy en el futuro? ¿Ponemos etiquetas a quienes somos y depende si lo somos por los demás? Por esa regla...hay quienes son considerados como escritores, y cuando los leo, no pienso que lo sean...¿será que lo son y no lo sé....jajaja?
    Bueno, hoy me he levantado reflexiva...bonita entrada y espero y deseo que te sientas escritora tanto si te leen como si no.

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy de acuerdo contigo. Uno hace lo que cree que tiene que hacer, o lo necesita, o le gusta sin esperar nada a cambio y si viene algo, bienvenido y a disfrutar. Lo que si te evitas es una decepción sobre algo que no depende de cada uno. Suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me he sentido identificada, sobre todo, porque yo tengo un cajón entero de servilletas con mini historia... Hasta que decidí publicar algo más "decente" y entonces se acabó la magia, ya no escribía por gusto sino como un trabajo y eso al final hastía.
    De todas maneras, tu camino es mucho más largo y por lo tanto más sabio, así que no te desanimes que en estas cosas nunca se sabe. ¡Mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  6. Hola Antonia, me ha encantado tu entrada, me he sentido muy identificada con tus palabras. Escribo por el placer de hacerlo y procuro no albergar expectativas más allá de sentirme orgullosa de mí misma porque adoro el proceso de creación y todo lo que implica. Los resultados pueden ser importantes, claro, pero siempre de acuerdo al valor que cada uno les confiera y al final de eso se trata, ¿no? Te deseo muchísima suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente, creo que tu talento está más allá de concursos y tonterías, pero vivimos en un mundo estúpido en el que venden más libros la señora que se acostó con el torero o el politiquillo de turno que la gente que realmente ama el oficio. Así de triste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Mi mamá está más o menos como vos, suele participar, pero lo hace sin expectativas. Ya le dije que alguna vez se ganará en Nobel :P
    A no bajar las esperanzas de lograr la fama! Andá practicando la firma.
    Besos

    ResponderEliminar