martes, 16 de diciembre de 2008

Depresión

Llegó a la Secretaría pidiendo que le dejásemos hablar por teléfono. Quería llamar a su abuela. Después de la llamada se rompió en lágrimas, sus ojos tenían una mirada tan triste que no pude evitar preguntarle qué le pasaba. "Estoy muy mal, me encuentro fatal, no sé qué me pasa" Sus lágrimas no eran las de un chaval de trece años, eran lágrimas hondas de esas que te traspasan cuando eres testigo.

Ella es profesora, de catalán para más señas, pero es su sensibilidad para con los alumnos la que la supera. Se lo llevó a la cafetería. Al cabo de una hora la tristeza había pasado a sus ojos y apenas podía explicarnos sin que las lágrimas la vencieran. Tiene una depresión, nos dijo, habla como un adulto de lo que le ocurre, es estremecedor. Dice que no tiene motivos, que tiene todo lo que un chaval puede desear: unos padres que le quieren, una familia, buen expediente... Sin embargo, está profundamente triste, sufre de ansiedad y cree que algo malo le va a ocurrir. A veces tiene que pedir que le dejen salir de clase porque le invade una profunda angustia y no puede contenerse. Es un muchacho sobresaliente para el que estudiar era fácil y le daba unos resultados excelentes.

¿Qué ha ocurrido, entonces?

La Marató de TV3 nació en 1992 con un programa dedicado a la leucemia y desde entonces no ha dejado de emitirse ininterrumpidamente año tras año, todos los diciembres, antes de Navidad. En 1996 la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales creó La "Fundació La Marató de TV3", con la misión de fomentar y promover la investigación biomédica y provocar sensibilización social hacia algunas enfermedades y facilitar el control del dinero que se dona de manera solidaria. El día de la Marató, políticos (incluidos los "Presidents"), famosos y voluntarios se encargan, durante horas, de coger los teléfonos ubicados en las cuatro províncias, recibiendo los donativos anónimos de personas que se identifican con las historias que durante todo el día y, por la pequeña pantalla, nos muestra la vida cotidiana de los que sufren estas enfermedades. Además del programa en sí, en multitud de pueblos se realizan actividades para recaudar fondos.

Este domigo, 14 de diciembre, la Marató de TV3 se dedicó a las enfermedades mentales, entre ellas la depresión. No pude dejar de pensar en él. El lunes, Marga me dijo lo mismo.


Así ve la vida un enfermo de depresión.

Recaudación de La Marató 2008: 5.837.095 euros

15 horas de programa

934 líneas de atención telefónica

2700 voluntarios