domingo, 10 de febrero de 2008

Amy Winehouse

Siento que se drogue... si se droga.
Siento que "tenga un poquito de anorexia y un poquito de bulimia" según dijo ella misma en una entrevista, después de bajar seis tallas.
Siento que le falte algún diente... ¿y a quién no?
Siento si su vida es tan dramática como cuenta su madre.

Lo que realmente me interesa de Amy Winehouse es su voz y el "angel" que tiene cuando canta. Lo otro formará parte de su historia, esa historia que dará para muchas biografías, diarios y programas de televisión.

En video



En directo


Hay quien dice que las mejores voces del jazz eran aquella que venían cargadas de sufrimiento y que da lo mismo si el sufrimiento lo causan otros o uno mismo. También se ha dicho eso de los poetas y los escritores del romanticismo.

En fin, Amy Winehouse me gusta muchísimo.

8 comentarios:

  1. Es curioso... ayer en un bar de aquí, Barakaldo, tenían puesto el último disco de Amy. Le pregunté a Mario, el camarero, quién cantaba, que me parecía genial. Otro amigo, desde el fondo de la barra, me mostró la página de cierre del 'Correo'(periódico decano de Bizkaia) donde aparecía ella y se contaban sus problemas con la justicia yankee: 'Ésta es, Joseba', me dijo...
    Y ahora veo esta preciosa entrada...
    Sin palabras. Coincidimos.
    Un abrazo, Antonia.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y por qué será que nos gusta a todos? Habrá que reconocerle el talento a la gente en estos casos, digo yo; tanta uniformidad de criterio no es normal. Y si se drogan, pues que se droguen. Peor para ellos. Nosotros a disfrutar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es que rebosa personalidad, autenticidad por los cuatro costados. Creo que para tener algo que contar hay que haber vivido, amado, sufrido, haberse expuesto a múltiples miserias e ir saliendo de ellas a duras penas. Incluso, si me apuras, haberse traicionado un poco a uno mismo, haberse perdonado, y luego haber sido capaz de abrazarse en el reencuentro. (Hombre, ya, qué jartura de vidas perfectas, correctas, etc, etc. Jolines).
    Perdón por el arrebato, Antonia.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Fíjate que andaba yo perdida, pues la acabo de conocer en la reciente entrega de los Gramys...y sí, me gustó. Lo de su vida personal es punto y aparte. Lo que nos interesa es que está dejando huella.

    Un placer leerte querida Antonia.

    ResponderEliminar
  5. Pues también yo la descubrí hace poco. Compré uno de sus cd, titulado "Frank" y me ha parecido genial. Una pena que haya decidido autodestruirse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mirian Blanchard5:26 p. m.

    Hola
    desde Resistencia, Chaco, República Argentina. Estoy felíz de poder disfrutar de la maravillosa música de Amy. y compartirla con Uds.
    Con respcto a sus problemas, quien no los tiene... Le ruego a D's que la ilumine, para que la podamos disfrutar por mucho tiempo ...

    ResponderEliminar
  7. en serio que qué voz, lástima que se desubiquen tanto, ojalé se reponga.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, lo importante es su voz... Billie Holiday también tenía problemas de drogas (concretamente con la heroína) y nadie dudaba de su calidad como cantante....

    ResponderEliminar