sábado, 2 de junio de 2007

Último día de mayo


Llegaba del trabajo, iba deprisa porque no quería volver a llegar tarde. Al acercarme al portal me fijé en el camión aparcado en la puerta. Miré al lugar que ocupaba el conductor y vi a un hombre escribiendo, seguramente algún albarán de entrega. No pude evitar acelerar más el paso, no puedo asegurarlo, pero sería muy posible que aquello se considerase correr.

Cuando abrí con la llave le pregunté a Guillermo ¿ya lo han traído? No, me dijo, aún no.

El timbre suena, el corazón se acelera.

Media hora después, sentada en el sillón, lágrimas de alegría y como si de una película se tratase, imágenes encadenadas de su historia, su larga, lenta y agitada historia.

Ya tengo mi libro entre las manos.

12 comentarios:

  1. Felicidades! Debe ser como la llegada de un hijo, solo que a este no tienes que darle de comer cada tres horas ni cambiarle los pañales. Pero seguro que te despiertas por la noche para ver si aún sigue ahí.

    ResponderEliminar
  2. ¡Curiosa sensación!, ¿verdad? Pues aún hay otra igual: la de ver a alguien, en una librería, hojeando tu libro, tocándolo, abriéndolo y, por fin, decidiéndose a comprarlo (¡qué alegría de soltar todos los gerundios que uno quiera!). Te dan ganas de abrazarlo/a y decirle.... ¡qué buen gusto tiene! ¡éste es un lector/a en condiciones y no esos que no tienen criterio!
    Créeme, te ocurrirá. ¡Enhorabuena de nuevo y que vaya muy bieeeeeen!
    Un abrazo.

    José M. García Marín

    ResponderEliminar
  3. Qué ilusión, qué emoción. Tiene que ser una sensación tan increíble que no sé qué palabras usar, así que simplemente disfrútalo. Mucho.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, Antonia! No bajes de la nube, es tan bonito y merecido. Y le doy la razón a José Manuel cuando te dice cómo de bien te vas a sentir cuando lo veas en librerías, o cuando tengas que firmarlos. Vete, vete haciendo a la idea porque ya está encima... Disfrútalo y sé feliz, el trabajo mereció la pena. Que le sigan muchos más.

    Enhorabuena de nuevo. Con cariño de tu amiga,
    Purificación

    ResponderEliminar
  5. Gracias a los cuatro. Estoy contenta, no hay nubes en el cielo y ha salido el sol.

    Publicar no es más que un paso en esta larga caminata.

    Para los que deseáis conseguirlo soy la prueba de que se puede. Limpiamente, sin estafas ni engaños, sin tener que pagar de ningún modo, ni evidente, ni encubierto. Todavía hay editores que creen en los nóveles.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Enhorabuena!! Disfrútalo mucho. Nos das ánimos a todos los que fantaseamos con ese momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Antonia. Tiene que ser un momento indescriptible, por mucho que te lo intenten explicar, contar o te lo imagines.
    Avisa en cuanto se distribuya para salir disparados a las librerías.

    Un abrazo

    Mónica

    ResponderEliminar
  8. Felicidades, querida amiga, es una gran emoción tener tu libro entre las manos. Espero que pronto podamos tenerlo los demás. Entre tanto, disfrútalo. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me sumo a los demás en felicitarte, ¡qué sensación tan hermosa! Ultimamente he ido a varias presentaciones de libros y por nada del mundo quiero perderme la tuya. Avísame, ¿vale?

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡YUUUPIIII!!!!

    Enhorabuena, vaya momento. Me alegro mucho. Qué ganas de tocarlo y darle vueltas ¿verdad?

    Un abrazo y disfruta la sensación. Lo mereces. Y esto sólo es el principio.

    Vendrán más.

    ResponderEliminar
  11. Gracias de corazón, espero que aquellos de vosotros que buscáis lo mismo podáis contarme pronto vuestra experiencia.

    Y a aquellos que os decidáis a leer mi Peso cero, espero que me déis una opinión sincera.

    Besos a todos y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  12. Luis Vea GArcía2:02 p. m.

    Bueno, ya nos dirás cuándo y dónde es la presentación. Felicidades.

    ResponderEliminar